VOTACIONES DEL 1, 2, 3 Octubre. VOTEN EL CAPÍTULO QUE MÁS LES GUSTE (por favor sólo una vez):

Capítulo 1. Regla Mª P.G.

           

            Hacía tiempo que ya no sentía nada. Todos esos días pasados, tan sólo habían sido eso... Pero continuaba esperando una simple respuesta. Pero no obtuvo nada, absolutamente nada. Simplemente la ausencia y la negación por respuesta...
            Además, siempre podría tomar la única opción que su corazón le otorgaba en aquel momento. Hacía ya tiempo que había tomado dicha elección, pero realmente lo que no deseaba era decepciónalo a él. Ahora se sentía mucho mejor... Después de todo tenía que ser capaz de sobrevivir sola, de enfrentarse a un futuro incierto. Lejos de su hogar... Lejos de él. Sabía que podía ni debía pedir ayuda a nadie.  No debía correr ese riego, eso no... Aunque ahora estaba tranquila, pero... todo le resultaba tan familiar, tan dolorosamente familiar y cercano...
            Sabía bien que mientras siguiera allí, corría el riesgo de las otras; además no podía confiar en él.
            Tras indagar en sus sentimientos, lo que descubrió la horrorizó. No podía esperar más. Debía huir cuanto antes. Nada le debía afectar. Pero sabía bien que estaba jugando a un juego muy peligroso, pero eso era precisamente lo divertido de todo aquello. Lo horriblemente divertido. Tenía que recuperara su vida. Eso es lo que la atrajo desde el primer momento. Pero estaba muy asustada y sola.
            –¿Qué demonios me está pasando? –sé preguntó mientras tomaba sus pocas pertenencias–. Ahora estoy sola y debo asumir que así debe de ser por ahora. Esto será lo mejor. Pronto oscurecerá –dijo mientras miraba por la pequeña ventana de su viejo hogar. –No tengo a nadie con quien hablar... Me encantaría poder volver a mi casa, al que fue mi hogar... Pero ¡no!, no puedo ni debo–, pensó que nunca volvería a ver a sus seres queridos nunca más. Debía aprender a sobrevivir sola, esa era la única salida posible. –En fin... tendré que deshacerme de todos mis recuerdos, de todos mis sentimientos... ¡ha...! –suspiró desde lo más profundo de su ser.

            Volvió una última mirada hacia su única oportunidad; aquel sendero que la alejaba de la aldea, la noche ya había dejado caer su oscuro manto de protección. Se concentró en lo que tanto había soñado... Pero  pronto debía volver a la realidad. La noche no la aguardaría, así que debía tomar una decisión: volver a su antigua vida y arriesgar ésta... O por el contrario comenzar una nueva vida alejada de todo lo que la amenazaba.
            Tan solo anduvo unos pasos para alcanzar el sendero, dejando atrás el camino de la aldea; cuando oyó tras de sí la voz de Elsa que la llamaba a media voz.
            –¡Irina! ¡Irina! Espera por todos los antiguos dioses... –farfulló mientras se acercaba a ella a grandes pasos–, espérame. Yo también voy a hacerlo. Me voy contigo...
            –Estás loca Elsa–, le respondió en voz baja y tomándola con fuerza del brazo derecho.
            –Loca estás tú si piensas que voy a volver a ese nido de cuervos... Sabes bien lo que me puede suceder... Incluso a mí, si saben que... He venido a avisarte... Se están empezando a movilizar. Insisto Irina, quiero saber si estas decidida a huir conmigo, porque yo estoy dispuesta. –La joven niña de apenas trece años vio su temeroso rostro reflejado en los brillantes ojos de aquella que tenía en frente; antes de que estos se volvieran turbios por las lágrimas que lo asaltaron.
            –¿Por qué debe de ser todo tan complicado? –se apenó Irina–. Nos conocemos desde niña, y creo que sabes... que yo... Por todos los malditos dioses...
            –Creo que sé lo que quieres decirme, no debes preocuparte por ello. Ahora es el momento de elegir, todo es posible si tienes fe en ti misma... Eso me dijiste tú hará algunos años atrás. ¿Lo recuerdas? –los ojos de la pequeña se colmaron de lágrimas.
            –Tienes razón. Tómame la mano y comencemos a caminar en silencio. Nadie nos puede ver. Las sombras de las noches serán nuestro refugio mientras caminamos, y la luz de la luna nuestra guía. El bosque nos refugiará en estos días. Debemos dejar atrás los problemas y abrir nuestra mente. Conectar con la Madre Tierra; con toda la vida que nos rodea y ésta nos protegerá. Lo único que podemos hacer es llorar en sus tumbas desde la lejanía. Llorar como nunca antes lo hemos hecho. Sus poderes serán la protección que se alzará contra todos aquellos que osen desafiar mi nuestras vidas...

            Caminaron durante toda la noche para ocultar sus pasos a los indeseables del Witch-finder Generall. Las sombras del bosque las ocultaron durante el día. El cansancio hacía mella en las dos jóvenes. Irina no quería sentir la derrota en su mente ni en su alma; porque esto la invadiría. Esta debía permanecer pura hasta alcanzar el cenit de todo por lo que estaba luchando.
            Tras días de continua huida por fin alcanzaron a visualizar el sendero que se ocultaba entre la espesa bruma, un sendero oculto a los ojos de los religiosos. Un sendero que las ocultaría  y que sólo era visible para las elegidas. Irina sabía bien que era una de ellas, conocía este secreto desde que era una niña. Todo ello gracias a las palabras de su pobre y desdichada madre... Consumida por las llamas de aquellos adoradores de la mentira, a los ajenos a la Realidad del ser.

            Afuera hacía frío. En aquella pequeña gruta estaban calientes y bien ocultas. Fiel a su convicción, Irina aprovechó el sueño de la pequeña Elsa para conectar con la Gran Madre. Salió de la gruta y fue a su encuentro. Ella la aguardaba en lo alto del cielo, alumbrando todo con su tenue y plateada luz.
          

        –¡Madre! ¡Aquí tienes a tu hija otra vez! Acudo a ti como tú más ferviente hija. ¡Escúchame madre! ¡Oye a tu hija!–. Se arrodilló con las manos elevadas al cielo–. Sólo te pido que nos protejas de los impíos, de aquellos infieles a tu grandeza... Te ruego que nos bendigas con tu protección divina... Aún tenemos tiempo de regresar, pero sé que ese no debe ser el camino a seguir. ¡Todos deben saber que existo, pero no por ahora...! Debo acopiar las fuerzas necesarias para obtener el poder así como tú bendición absoluta... ¡Aquí tienes a tu hija...! Implorando por su vida. ¡Me oyes madre! ¡Oyes a tu hija Irina! –La joven de negro cabello no pudo evitar que sus lágrimas afloraran de sus ojos. No le gustaba que la vieran llora, eso era una señal de flaqueza y ella no era débil y mucho menos debía mostrarse así.
            Desde lo alto de los cielos, la gran luna plateada liberó un refulgente rayo que se hundió en las profundidades del pequeño estanque que se encontraba ubicado a los pies de la gruta, en el lado izquierdo de la misma. Creando un círculo perfecto de luz, la cual danzaba sobre la superficie del agua.
            Irina desvistió su cuerpo liberándolo de sus vestiduras. Encaminó despacio sus pasos hacia el estanque, donde el rayo de luna la cubrió de flamante pureza. Por su dorada piel descendieron miles de brillantes gotitas de luz que la cubrieron por completo. Toda su piel fue otorgada de un brillo sin igual. Lentamente descendió a las aguas, allí donde el rayo de luna formuló aquel perfecto círculo de resplandeciente fulgor.
            Al ascender de entre las plateadas aguas, la piel de Irina se cubrió de un manto radiante. Parecía que miles de diminutos brillantes se hubieran apostado por todo su cuerpo. Su negro cabello se volvió dorado, dorados como los mismos rayos de las primeras luces del alba.
            Ya estaba preparada para afrontar su nueva vida, alejada del mal que dejó tras ella. Lejos de un amor dañino, peligroso. Sin duda se había enamoró del hombre inadecuado. Un hombre perjudicial para su vida. De creencias muy alejadas a las suyas y muy vinculado a todo el mal que dejó atrás. Sabía bien quera inadecuado para ella, pero no podía evitar amarlo. Todo lo que estaba haciendo era en definitiva por ellos, por el gran amor que sentía hacía ese hombre tan rencoroso, diabólicamente extremista en sus creencias.
            Fueron muchas las que cayeron en sus manos y obtuvieron como castigo al fulgor del fuego. Pero ella se había enamorado de é sin quererlo y sin saberlo hasta que ya era demasiado tarde. Antes de descubrir quien en realidad era él...

            Con las primeras luces del alba. Las dos jóvenes reanudaron su camino hacia la búsqueda de una nueva vida. Alejada de todo el mal que había conocido hasta ese momento.
            –¡Irina, tu pelo...! –exclamó Elsa al ver que el cabello de su amiga ahora brillaba como las llamas del mismo sol. –¿Qué le ha pasado...? Tu piel... Tu piel es tan... Tan blanca y tan... Clara... ¿No me digas que has osado efectuar...?
            –¡Calla niña! ¡Quieres que nos descubran! –le increpó.
            –¿Crees que esto te servirá de algo...? Estás loca.
            –No digas tonterías. Además, no fue cosa mía. La Gran Madre así lo ha dispuesto. Venga, camina. Nos queda mucho camino por delante.
            –No puedo creer lo que has hecho. Me has dejado sin palabras...
            –Así es como debes estar... ¡Callada!

            Al caer la tarde, avistaron una nueva pequeña aldea en el horizonte. Ni siquiera sabían de qué aldea se trataba. Pocas veces habían salido de su pueblo. Lo importante ahora era intentar pasar inadvertidas entre las gentes del lugar. Como simples peregrinas debían ser vistas. Dos chicas en busca de un lugar donde parar sus días.
            Buscaron alojamiento. Lo hallaron en una vieja panadería, la cual arrendaron por unas pocas monedas de cobre. Sería un buen lugar donde empezar de nuevo. Otra vez. Una nueva oportunidad de intentarlo una vez más. Pero ahora estaba sola. Ya su madre no estaba a su lado en este nuevo comienzo. Esta vez ya no. Ahora sería ella la que encaminaría su vida así como la de la joven Elsa.
            La noche llegó sin previo aviso y tras una afanosa limpieza, ambas acabaron rendidas en sus respectivas camas. En la vieja panadería había una pequeña habitación para cada una en la primera planta. Un lugar de descanso después del duro día. La pequeña ventana de su habitación daba al frondoso bosque que rodeaba a la aldea. Podía oír el canto de los árboles,  así como el batir del viento sobre los campos de cereales. La noche presagiaba tormenta. La podía oler. Se aproximaba rauda, con extrema furia.
            Pensó que sería mejor cerrar bien todas las ventanas. Tras asegurarse que la de su habitación estaba bien cerrada, bajó las escaleras en dirección a la planta baja; allí donde se encontraba la pequeña panadería, el horno, la cocina y la despensa. Cerró cada una de las ventanas. Pero su alma necesitaba reencontrarse con su ser. Aquel que dejó atrás. Podía oír su llamada desde la lejanía.
            Abrió la puerta de entrada y se apostó en el marco de esta. El frío viento mecía sus cabellos así como su camisón. En el ambiente se percibía el olor de la humedad de la cercana tormenta. Su piel se erizó con el frio. Advirtió la llegada de la lluvia minutos antes de que las primeras gotas cayeran sobre la tierra. Alargó su mano derecha y recibió con satisfacción esas pequeñas gotas de agua. Un relámpago cruzó el cielo y brindó luz a la oscura noche.
            Aproximó a su boca aquellas gotas y bebió. Se sentía viva y eso era lo único que le importaba... Por ahora... cerró la puerta y regresó a su cama.

12 Comentários:

Bárbara dijo...

Guau!! Me gusta un montón y quiero saber cómo continúa este capítulo me encanta!!

Karen dijo...

Esperando la continuación del capítulo, que tiene muy buena pinta... Te abre muchos interrogantes!!!
Me gusta :)

Dolores dijo...

Va a resulta dificil elegir, me encanta, como todo lo tuyo.

Mercedes Palmer dijo...

Esta genial!! muy bueno , Regla :)

Dana De Grandchester dijo...

Guauuu.. Interesante... Interesante... :D

Raquel Campos dijo...

Muy interesante, un capítulo muy de tu estilo que deja muchos frentes abiertos!!!
Un beso!!!

MARIARE dijo...

Muchas gracias por vuestras palabras, pero la cosa está difícil... La verdad :/

Aurora Salas dijo...

ayyy!!! ¿Por qué no la continuastes un poquito más? jo, así no vale, te dan muchas ganas de saber qué sucede.
Me encanta, como todas tus obras.
La elección está super difícil.
Un besaso enorme, guapa.

Bárbara dijo...

Bien!!! Está muy bien, me gusta mucho jeje

Mimi Romanz dijo...

Sí que va a estar difícil elegir. Está muy bueno, Regla.

Citu dijo...

Uy muy buena ahora si no se por cual votar.

Amaya Evans dijo...

Querida, el capítulo sin lugar a dudas es este. Aunque déjame decirte que esta reñido el asunto. Hay mucho talento en el grupo.
Un beso.

Publicar un comentario